¿Qué son las semillas de chía y de dónde provienen?

Las semillas de chía son las pequeñas semillas negras de la planta Salvia hispánica, un miembro de la familia de la menta que proviene de América Central y del Sur. La leyenda dice que los antiguos aztecas y mayas usaban semillas de chía como fuente de energía.

Beneficios nutricionales de las semillas de chía

Para una semilla tan pequeña, las semillas de chía contienen algunos nutrientes importantes.

Las semillas de chía son ricas en fibra, lo que ayuda con la saciedad, la sensación de saciedad. Una porción de 25 g de semillas de chía contiene aproximadamente 9 g de fibra. La cantidad diaria recomendada de fibra es de 30 g, por lo que incluir una porción de 25 g de semillas de chía cada día podría ser una contribución útil. La fibra es importante para un sistema digestivo saludable y muchos de nosotros no alcanzamos el objetivo recomendado.

Los ácidos grasos Omega-3 son conocidos por sus efectos antiinflamatorios, así como por mejorar la salud del cerebro y potencialmente del corazón. Las semillas de chía contienen omega-3 en forma de planta: ácido alfa linolénico (ALA), lo que las convierte en una fuente valiosa para veganos y vegetarianos.

Las semillas de chía son relativamente altas en proteínas, por lo que son una fuente útil de proteínas vegetales y proporcionan una variedad de aminoácidos, particularmente para las dietas vegetarianas y veganas.

La combinación de grasa, proteína y fibra significa que las semillas se digieren relativamente lentamente, proporcionando una liberación lenta y prolongada de energía para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.

Las semillas son ricas en minerales como el calcio y el magnesio y oligoelementos como el manganeso, que ayuda a producir enzimas.

¿Cuánto se han investigado las declaraciones de propiedades saludables de las semillas de chía?

Existe poca investigación publicada sobre la chía, y la mayoría de la información disponible se basa en estudios en animales, no en humanos.

¿Las semillas de chía te ayudan a perder peso?

No hay evidencia significativa para respaldar la afirmación de que comer semillas de chía conducirá a la pérdida de peso. El contenido de fibra de las semillas de chía y su capacidad para retener el agua pueden contribuir a la saciedad y, en consecuencia, a comer menos. Sin embargo, si está buscando perder peso, es poco probable que comer semillas de chía tenga un efecto significativo.

¿Las semillas de chía promueven una mejor salud ósea?

Los beneficios de las semillas de chía se atribuyen al contenido de calcio y otros minerales traza conocidos por su papel en la salud ósea. Una porción de 25 g de chía contiene 157 mg de calcio, que es una fuente importante de calcio, más que eso en 100 ml de leche.

¿Las semillas de chía reducen el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón?

Las semillas de chía contienen fibra, proteínas y grasas insaturadas, todas las cuales son conocidas por mantener un corazón saludable y niveles estables de azúcar en la sangre. Algunas investigaciones han sugerido que las semillas de chía pueden ser beneficiosas para pacientes con sobrepeso y obesidad con diabetes tipo 2. Sin embargo, no hay evidencia concluyente que sugiera que las semillas de chía puedan reducir directamente el riesgo de enfermedad cardíaca o diabetes. Como parte de una dieta equilibrada, las semillas de chía pueden contribuir a la salud general. Otros factores del estilo de vida, como el ejercicio regular, tienen más probabilidades de tener un efecto.

¿Hay alguna diferencia si los comes crudos, remojados, cocidos o molidos en polvo?

Las semillas de chía tienen un sabor neutro en comparación con los sabores más audaces de las semillas de calabaza y las semillas de cáñamo. Una forma popular de comerlos es sumergirlos en agua o leche y ponerlos en la nevera durante al menos 2 horas (o durante la noche). Las semillas absorben el líquido para formar un gel, que se asemeja a la textura de la tapioca y se conoce comúnmente como ‘pudín de chía’. Para agregar sabor, puede probar remojar las semillas en leche con sabor, jugo de fruta o agregando especias como canela, jengibre o un poco de miel.

Las semillas de chía enteras empapadas también se pueden usar como un agente espesante para sopas y guisos, y las semillas molidas se pueden usar como un sustituto de huevo en la cocción. Para reemplazar un huevo grande, intente usar 1 cucharada de semillas de chía molidas y 3 cucharadas de agua. Las semillas de chía molidas se pueden comprar o puedes hacer las tuyas en un molinillo de café. Cuando se muelen, se pueden usar como sustitutos de la harina para hornear panes o pasteles. Recuerde que las recetas pueden producir resultados muy diferentes cuando se realizan sustituciones, por lo que es posible que deba experimentar para saber qué funciona mejor.

Tostar en seco y tostar semillas de chía resalta y desarrolla el sabor y la textura. Las semillas tostadas agregan crujiente a las ensaladas o encima de los cereales para el desayuno. Asegúrate de que el horno o la placa estén a baja temperatura y tira las semillas en la sartén o en la bandeja para hornear, asegurándote de no quemarlas, ya que esto degrada los aceites y altera el sabor.

En general, las semillas de chia son versátiles; se pueden comer crudos o mezclados para hornear.