Cosmética natural y cuidado personal

La cosmética natural sirve para embellecer y cuidar el cuerpo humano mediante ingredientes naturales. Esto es posible con materias primas naturales, amigables tanto con la piel como con el medio ambiente.
La cosmética natural debe estimular y apoyar nuestras funciones naturales de la piel, en lugar de suplantar los procesos fisiológicos. Estos productos ofrecen un cuidado suave y saludable y, por lo tanto, son una ayuda importante para la salud de la piel a cualquier edad. La cosmética natural revitaliza y armoniza cuerpo, alma y espíritu.

NATURAL Y EFICAZ

La cosmética orgánica es efectiva y garantiza resultados rápidos. Con el tiempo, la industria de la publicidad ha inventado el estereotipo de que las moléculas sintéticas poseen algún tipo de propiedades mágicas y, por lo tanto, son más potentes. Pero las principales sustancias activas que influyen en el estado de la piel, como las vitaminas, los antioxidantes, las proteínas, las enzimas o, por ejemplo, el ácido hialurónico, se derivan de fuentes naturales. Tanto las células humanas como las vegetales pertenecen al mismo grupo de células y usan las mismas sustancias activas para mantener la vida. Es por eso que los cosméticos orgánicos certificados hechos de materias primas 100% naturales tienen la mayor concentración de sustancias biológicamente activas.

FUNDAMENTAMENTE MÁS SEGURO

Los cosméticos naturales se fabrican con materias primas naturales y orgánicas, que son fundamentalmente más seguras tanto para el cuerpo humano como para el medio ambiente. Muchas materias primas derivadas de la síntesis química afectan negativamente la salud humana y el medio ambiente. Desde el auge de la industria química en la década de 1950, más de 100,000 productos químicos nuevos han ingresado al mercado y se están utilizando en cosméticos y productos para el hogar. Sin embargo, la seguridad de estos productos químicos nunca se ha probado adecuadamente. Por ejemplo, se ha demostrado científicamente que los parabenos, que se usan ampliamente como conservantes, se unen a los receptores de estrógenos e interfieren con el sistema endocrino. Una pequeña dosis de parabenos es suficiente para que el cuerpo incurra en una reacción bioquímica. La concentración más alta de parabenos en el plasma sanguíneo se observó 3 horas después de aplicar un producto cosmético en todo el cuerpo. Los parabenos también se observaron en la leche materna humana. Las sustancias derivadas de la síntesis química siempre contienen diversas impurezas, como la fabricación de subproductos y trazas de disolventes y reactivos. Y ciertas cantidades de estas impurezas siempre terminarán en el producto cosmético, ya que es tecnológicamente imposible separarlas por completo. Algunas de estas sustancias pueden tener efectos altamente indeseables incluso a concentraciones muy bajas. Los efectos pueden ser neurotóxicos, mutagénicos o teratogénicos, donde las impurezas químicas impactan negativamente en las células de los tejidos de la piel por vía tópica, así como en todo el cuerpo de forma sistémica. Sin embargo, los ingredientes naturales se seleccionan y desarrollan cuidadosamente para proporcionar la máxima eficiencia y seguridad.